Holy Night! en el Festival de Málaga

Imagen
Hoy puedo decir con la boca bien abierta que ¡Holy Night! funciona!. Por fin pude verla con un montón de niños y no tan niños en el Festival de Málaga. La verdad es que la acogida fue muy, pero que muy buena.

Como sabéis, la película estaba seleccionada en la sección ANIMAZINE, que se celebraba por primera vez en el festival. Tengo que decir que la sección se encuentra en una fase un tanto embrionaria y se ve bastante ensombrecida por el afán, un poco inevitable, de la gente y los medios de de cazar fotos y declaraciones de famosos. Sigo pensando, sin embargo, que se trata de una importante iniciativa y debe seguir adelante, ya que es una muy buena plataforma para el cine de animación en este país. El hecho que de que la animación tenga su papel destacado en un festival de referencia como es el de Málaga es sin duda algo a valorar y sobre todo, para aprovechar.

Me fui a Málaga unos días del estreno de Holy Night! antes para tratar de reunirme allí con Xesús Vázquez, Conselleiro de Cultura de la Xunta, quien pensaba asistir al festival y al que a mí me habría encantado invitar al estreno. Pero debido a la huelga su avión no salió y él se quedó en Santiago. Así, el encuentro no pudo tener lugar (no sé si en caso contrario sería posible), pero a cambio pude dedicarme “full time”, o casi casi,  a ver películas, algo que no hacía desde que nació mi hijo mayor, hace algo menos de cinco años.

Comencé con un documental, Contra el tiempo, no demasiado bien rodado, pero con testimonios curiosos y divertidos de actores que por unas razones u otras han pasado al olvido. Prometía más de lo que realmente fue, pero pasé un buen rato.

Luego asistí al estreno de Ali, de Paco R. Baños, una muy buena película a la que, para mi sorpresa, le cayeron cuatro o cinco críticas feroces de las que, en serio, aún no entiendo ahora la razón. La peli no tiene un gran guión, pero está bien rodada, bien montada, con una fotografía cuidadísima y muy bonita. Los actores están muy bien, destacando muy especialmente la actriz principal, Nadia de Santiago. Entre ellos también está Verónica Forqué, que, como suele, parece hacer de ella misma y lo hace fenomenal. Como principal punto débil, la peli tenía un problema evidente con el audio pero el balance es bueno, sin duda. Y estoy seguro de que vamos a seguir oyendo hablar de este director.

Salí del Teatro Cervantes para tomarme una tapa rápida y meterme de nuevo en el Teatro Cervantes. Esta vez para ver Los niños salvajes, de Patricia Ferreira. No me voy a explayar hablando de ella, porque de esta tenéis un montón de críticas de gente que sabe hacerlo mucho mejor que yo. Por lo que a mí respecta es una muy buena película, en la que está bien TODO. Se disfruta, tiene muy buen ritmo y los actores y la dirección de los mismos están fenomenal. Lo único que no me gusta es que es demasiado evidente el posicionamiento del autor en la historia. (Spoiler) El niño con problemas, pobre, rebelde, que parece que no tiene remedio es el más puro de corazón, el más íntegro, el “más mejor”. La que lo tiene todo en la vida, con unos padres ricos y que podría ser una niña modelo, resulta que es una loca de atar, capaz de cometer un acto tan atroz como el de cargarse a progenitores. Y hombre, la cosa no será tan así, ¿no? (Fin del spoiler) Por lo demás, sólo decir que es un peliculón.

Mi intento de ir a ver cortos, ¡para ver sobre todo los gallegos!, se vio frustrado por una entrevista para la radio y tele locales (Onda Azul), pero sí pude disfrutar de El sexo de los ángeles en el pase de prensa. Con muy buen ritmo, la película te hace sumarte al juego de sus protagonistas. Y con un montón de sonrisas bien dosificadas y la constante mirada de buen rollo latente en el fin, te deja un poso muy agradable al final. Bien la realización, bien la fotografía, los actores muy monos,… En fin, hay que ir a verla. (Tirando para casa, diréis. Pues claro, ¡qué coño!)

Por la tarde, entrevista con la tele y después cóctel gallego, que me temo que más de un gallego se lo perdió, porque no estaba demasiado bien anunciado. El caso es que me enteré por la tarde de que iba a tener lugar un evento que se llamaba “Galicia en Málaga” y dije yo: “Soy gallego y estoy en Málaga. A esa cita no puedo faltar. Además, seguro que tienen Albariño”. No tenía mucha sed, pero me personé en el evento (A ver si me encontráis. El angular me estira un poco, pero aún es peor lo que hace con Anxo Quintanilla).

Allí pude conocer a Isabel y Fernando, no los reyes, sino la productora y director, respectivamente, de O Apóstolo (aburridos estarán de chistecito), majísimos ambos, por cierto. Con ellos estuve compartiendo penas y comentando los problemas para la distribución en este país y parte del extranjero. La peli no la vi hasta el día siguiente, que era cuando se estrenaba, y he de decir que me encantó. Está muy trabajada, tanto en lo visual como en lo narrativo, su atmósfera lograda y sus actores divertidos y fantásticamente interpretados hacen de ella una completísima película que merece un lugar destacado en la cartelera. Espero que así sea.

Imagen

Al día siguiente era el gran día. Holy Night! se enfrentaba al gran público (¿qué pasa? La mayor parte eran pequeños, pero todos juntos imponen, eh). Comenzamos con un susto, porque cuando la peli comenzó, los ojos estaban invertidos. Me explico. En una peli estereoscópica el ojo derecho recibe una información y el izquierdo recibe otra, se trata de la misma imagen pero con una separación que permite crear la ilusión de la profundidad. En este caso, por un error en la cabina proyección, se le estaba mandando a la gente la información al revés, por lo que su ojo izquierdo veía lo que tenía que ver el derecho y viceversa. El resultado es extraño, puede incluso marear, parece que la imagen se ve doble por momentos y lógicamente el efecto estereoscópico no funciona.

Creí que me daba algo. Salí hecho una furia a tratar de arreglarlo. Los proyeccionistas no entendían por qué podía estar pasando eso y la verdad es que se portaron y trataron desde el primer momento de solucionarlo. Después de un cambio de cablecitos y un corte de unos dos segundos escasos, el problema se arregló y todo comenzó a ir sobre ruedas.

La reacción del público estaba siendo buena, para mi sorpresa, pero al ver la peli en 3d, comenzaron por fin a disfrutar de ella de verdad. A partir de ahí las risas fueron constantes. Yo levantaba de vez en cuando la mirada para ver las expresiones de la gente, y veía a niños y mayores pasándoselo en grande, riéndose. La peli funcionaba. Entonces me relajé e incluso yo, disfruté al verla. Pude comprobar de nuevo que Anabel Alonso borda a la oveja Rita, pero no solo ella, claro, todos los actores estaban genial, el doblaje funciona, la música y las mezclas también. Y la parte visual, que costó lo suyo, estaba preciosa (siento este momento de padre baboso embelesado hablando del niño).

Cuando terminó, la reacción fue todavía mejor. Los padres pasaban por mi lado felicitándome y los niños salían comentando lo que más les había gustado. Una par de chicos vinieron también a comentar lo “buena que le había parecido la película”, iban sin niños, y destacaban la presencia de guiños también para los adultos que hacían que la peli funcionase también con los mayores.

En fin, que estaba yo que no cabía en el cine, y eso que la sala era grande, pero además cuando salí, padres e hijos querían que me hiciese una foto con ellos y me felicitaban por el resultado. No hubo nada que ensombreciese el resultado y aún hoy conservo el subidón por la sensación gratísima de ver que la peli funcionó con el público.

Imagen

Después de Holy, en la misma sala se proyectaba O Apóstolo, así que allí me quedé. Después fui a tomar algo con  Castañar Gómez-Rodulfo, responsable de la sección Animazine, quien me contó entusiasmada que habían llamado varios padres al Festival para felicitarles por la proyección de Holy Night!. Me contó también que varias niñas la había parado por la calle para decirle lo mucho que les había gustado la peli. Vamos, que con tantas flores se me pasó el tiempo y lo único malo es que me perdí el documental de Pela del Álamo, Nacional VI, al que le tengo muchas ganas.

Ya de vuelta a A Coruña, al día siguiente, Olga, mi pareja, que me acompañó en el viaje, me leía la primera crítica de Holy Night! en un blog del Diario Sur, que ponía la peli por las nubes y que podéis leer aquí.

Y así termina el viaje a Málaga. Ahora, de nuevo a la espera de que aparezca por fín un distribuidor para Holy Night! y podáis todos verla de una vez estas Navidades.

Imagen
Saludos,
Juan

3 pensamientos en “Holy Night! en el Festival de Málaga

  1. Pingback: Holy Night! 2014 | Juan Galiñanes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s